Ticker de noticias

¿La maldad es innata o aprendida con el tiempo?

La maldad es innata o aprendida con el tiempoUno de los grandes misterios de la humanidad reside en la teoría del alma y su existencia. No sabemos a ciencia cierta si los humanos poseemos  alma, una energía que mueve nuestro cuerpo y le da vida a la materia que lo compone. Pero la cuestión sería la siguiente ¿En algún momento a lo largo de nuestra vida nuestra alma se corrompe o en algunos casos nacemos malvados?

La humanidad a lo largo de su historia, ha manchado sus manos con innumerables guerras con armas cada vez más sofisticadas con el único motivo de alcanzar el poder y la soberanía, es decir, enaltecer los instintos de soberbia, odio y avaricia, convirtiendo al ser humano en seres malvados. Si quitáramos las guerras de nuestra antigua historia, nos quedaría un libro vacío.

La ciencia ha estudiado el cerebro humano y los mecanismos que lo componen para realizar determinadas funciones, sin embargo no pueden explicar hoy en día la chispa divina que nos hace seres pensantes y conscientes de nuestra existencia.

8181

Para dar respuesta a la cuestión que hemos planteado en este artículo deberíamos abordar las palabras del célebre filósofo Rousseau, ya que este decía lo siguiente:

“El hombre nace bueno pero la Sociedad lo corrompe”.

Lo que plantea el señor Rousseau hace referencia a las variables que coexisten en el entorno de un determinado individuo que contempla e imita en la etapa de su crecimiento lo que la sociedad le muestra, es decir, si los padres le enseñan a su hijo a robar, el hijo acabará robando, ya que ha crecido con estos valores. Esto le daría un punto a favor para responder a la pregunta señalando que la maldad se hace y no se nace.

bondad-vs-maldad

Pero llegados a este punto, existen casos especiales en los cuales, no necesariamente un hijo de ladrones vea moral los valores impuestos por sus padres, lo que rompería la afirmación del señor Rousseau y nos llevaría a responder la pregunta mediante la otra posible respuesta, determinadas personas nacen con el bien o el mal innato.

Si dejamos a un lado al ser humano y nos fijamos en los animales, veremos que no existe maldad en ellos, sin embargo, su agresividad que podría hacerlos malvados se ve reflejada mediante sus instintos de supervivencia, es decir, la maldad/agresividad podría servir como defensa para preservar la supervivencia.Sigmund Freud señala que para el hombre, el prójimo, representa un motivo de tentación para satisfacer en él su agresividad, para humillarlo y provocarle un tremendo sufrimiento, algo que nos llevaría a pensar el como la especie humana mantiene sus instintos animales que no han desaparecido con su evolución

Conclusión

No nacemos malvados y no aprendemos la maldad que nos imponen situaciones sociales, la maldad es un instinto básico que proviene de nuestras raíces animales como método de supervivencia. Si fusionamos los instintos con la consciencia, podemos ser malvados aunque de ello no dependa nuestra supervivencia, por lo tanto, el disparador que nos permite pensar de dicha forma reside en nuestra comprensión sobre nuestro propio mundo,la ignorancia y empatía con nosotros mismos.

Si el ser humano no pierde con la evolución los instintos agresivos, jamás podrá disolver la maldad y si esto no pasa, nos llevará a la extinción.

descarga

7 Comentarios en ¿La maldad es innata o aprendida con el tiempo?

  1. Estoy de acuerdo con eso. Buena publicación.

  2. Sos muy inteligente, con gente como vos, con esta mejor capacidad de relacionar todo lo pasado, lo presente, y de cuestionar todo lo que nos pasa, lo que a nuestro futuro le pueda ser consecuente a cualquier plazo, las nuevas generaciones vivirán una vida mas justa y razonable. Me gustan tus aportes, y los leo a menudo, desde Uruguay, un saludo y mi mas sincero reconocimiento.

  3. Opino lo mismo pero creo que la evolución en algún momento nos quitaria estos instintos, pero el ser humano suele darse cuenta de lo que hiso hasta que la vida le golpea la cara, espero que no por la decisión de los líderes mundiales esta no afecte al inocente.

  4. En la sociedad nos enseña esa superviviencia, es por que nace la chispa de la maldad. Pero si en la soeidad, nos ayudaramos y nos compredieramos aún mejor, quizas esa maldad o la violencia o criminalidad que vemos actualmente no lo habría.

  5. Me ha gustado el artículo, pero puntualizaría al final en lo siguiente: “la maldad es un instinto básico que proviene de nuestras raíces animales como método de supervivencia” ¡ok!. “Si fusionamos los instintos con la consciencia, podemos ser malvados aunque de ello no dependa nuestra supervivencia” Yo sustituiría la palabra “conciencia” por “inteligencia”, “mente”, pensamiento, lo que quieras, pero no conciencia. Esta la veo más relacionada con la intuición, y la mente más con temas sociales (que es ahi donde esta la maldad de la que hablas). Digamos que instinto y conciencia son puros por decirlo asi, instinto solo tiene el objetivo positivo de hacerme sobrevivir y la conciencia me permite el mismo tipo de acción rápida que el instinto pero a nivel mental, osea la intuición.
    Y por último no creo que la solución este en “controlar” instintos agresivos, ya se hace cada dia y sirve de poco; sino en precisamente en potenciar estos otros aspectos del individuo que no son solo el raciocinio (donde alguien decide friamente soltar una bomba y cargarse cientos de personas, no es nada ni instintivo, ni intuitivo)… Cuando el ser humano sepa colocar la mente en su lugar (Herman Hesse decia que somos una mezcla de angel y demonio) dejaremos de mezclar las cosas explosivamente; usaré un palo para algo constructivo, no para decidir que con el podria matar a alguien de 10 formas diferentes (artes marciales)… Insisto! las otras especies no tienen lenguajes, complejos, memoria, y tantos razonamientos; nosotros los usamos para cosas extras al propio devenir de la naturaleza, en detrimento de escuchar nuestros cuerpos y potenciar la intuición/creatividad en favor de la sociedad.

  6. Quisiera saber la fuente que sustenta eso que dijo Freud, ya que le he leído con anterioridad y no recuerdo haberme conseguido con tal pensamiento. Agradecería mucho la información respecto a esto, ya que no me deja de parecer interesante lo que se ha citado.

    Es verdad que la cuestión sobre la maldad es, como menos, un asunto dinámico. No podríamos sino distinguir al menos dos factores esenciales en su desarrollo (los que ya mencionaron en el escrito):

    A) Lo innato.

    B) El ambiente externo.

    Ni siquiera en cuestión de genética se habla de parámetros absolutos, sino de ciertas predisposiciones; todo esto en referencia a las distintas relaciones ideales que se han identificado entre la genética y la personalidad (donde incluso se ha llegado a evaluar si la homosexualidad surge o es inherente desde el nacimiento; estudios que sí han encontrado una cierta disposición parecida al cerebro femenino, principalmente en el funcionamiento de ciertas áreas). Por lo que, la cuestión (A) queda algo falta de sustento, y esto sin tomar en consideración el pensamiento de Rousseau.

    Ahora, tomando en cuenta únicamente el ambiente externo se pueden presentar siempre excepciones a lo podría denominarse como casos comunes (también algo mencionado en el escrito). Un ejemplo en el cual no todas las personas con infancias difíciles asumen su dolor de la forma rencorosa, sino que llevan a cabo un proceso de catarsis, que, aunque fuese lento, les libera de su pasado (¿cierta represión?). Pero sería igualmente una forma de pensamiento dicotómica el considerar todo con base en este factor (B).

    Y es que la forma en que se presentan los casos en la realidad siempre admiten un análisis consensuado donde tanto el factor (A), es decir, ciertas predisposiciones genéticas en el carácter, como el factor (B), principalmente las circunstancias y las personas que estuvieron en rededor de la infancia, mantienen ciertos niveles de influencia en el desarrollo de la maldad. Me recuerda a la situación de las fuerzas equilibradas, un concepto dentro de la física.

    Sin embargo, aquí no debería referirse a la conjunta influencia de los factores (A y B) como fuerzas equilibradas, sino, simplemente, factores influyentes. Yo soy yo y mi circunstancia, dijo Ortega y Gasset; una manera agregar complejidad a todos los asuntos. Claro que sería deseable analizar las cuestiones individuales sin ofrecer nunca generalizaciones, pero en la propia realidad todas las conductas posibles generalmente guardan un patrón característico. Es por ello que se permiten las etiquetas y las clasificaciones… Si bien en este asunto no podemos decir de forma definitiva y absoluta si nacemos malvados o no, podemos considerar que todo es una cuestión de proporción.

    Mi director preferido de cine, ya ha disertado de forma excelsa sobre el tema de la maldad en su obra denominada «Dogville» (2003), donde actua Nicole Kidman. Si no la han visto deberían considerar hacerlo, aunque les advierto que deberían tenerle un poco de paciencia y curiosidad para descubrir a qué escala se presenta el análisis colectivo de Von Trier. Tengo planeado realizar una defensa total de Von Trier, para lo cual analizaré cada una de sus películas, pero, por el momento, les dejo una cita de Safranski, un filósofo que ha logrado llevarme al llanto (algo que no es tan fácil):

    «La conciencia hace que el hombre se precipite en el tiempo: en un pasado opresivo; en un presente huidizo; en un futuro que puede convertirse en bastidor amenazante y capaz de despertar la preocupación. Todo sería más sencillo si la conciencia fuera simplemente ser consciente. Pero ésta se desgaja, se erige con libertad ante un horizonte de posibilidades. La conciencia puede trascender la realidad actual y descubrir una nada vertiginosa, o bien un Dios en el que todo alcanza su plenitud…» [1]

    FUENTE: [1] Safranski, Rüdiger (2010). «Prólogo» (en español). El mal o el drama de la libertad (5ta edición). México: Tusquets Editores. pp. 13. ISBN 978-607-421-146-7.

  7. Cuando no se conoce la verdad=inocencia y no se reconoce la verdad=ignorancia se dice que “la maldad es un instinto básico que proviene de nuestras raíces animales como método de supervivencia” Somos buenos por naturaleza, pero por mala aplicación del albedrío se cayó en la maldad. El mal existe porque rechaza el bien, bien que es hacer lo que hay que hacer de la manera que debe de ser, al que el mal astutamente argumenta que lo que para unos es bien para otros es mal y viceversa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: