Aokigahara, un bosque encantado.

miniajapo

El bosque Aokigahara, conocido como Mar de Árboles (樹海 Jukai). Es un bosque de 35 km2 ubicado al noroeste de la base del Monte Fuji entre la prefectura de Yamanashi y Shizuoka, Japón. El bosque tiene una asociación histórica con demonios de la mitología japonesa, habiendo poemas de 1,000 años indicando que el bosque está maldito.

 

Pero veamos un poco de historia del bosque y de cómo se gano dicha reputación: Aokigahara se formó de los torrentes de lava de las constantes erupciones del Monte Fuji ocurridas entre los años 800 y 1083, siendo la erupción Jōgan ocurrida en 864 la que más contribuyó a su formación, teniendo una duración de 10 días y abarcando parte de la bahía de Edo y la provincia de Kai. La cantidad de lava emergida afectó a un antiguo lago en las cercanías llamado Senoumi, dividiéndolo en 3 lagos; Sai, Shōji  y Motosu.

 

Aseguran que en el interior del bosque se sienten extrañas presencias y se escuchan ruidos aparentemente sin origen coherente, o al menos no conocidos por los visitantes. Es por esta razón que hasta hoy en día los lugareños cuentan a los niños pequeños que el lugar esta invadido por espíritus o demonios para que se mantengan lejos de ahí.

Además, es un bosque espeso y es fácil perder el camino de regreso, esta características se convirtió en una mortal arma en el Japón feudal del siglo XIX, cuando las hambrunas y las epidemias azotaban a la población, las familias más pobres abandonaban a su suerte a los niños y a los ancianos que no podían alimentar. Por este motivo, surgieron historias que afirmaban que el bosque estaba encantado por los fantasmas de los que allí murieron.

Un mito popular sobre el Aokigahara es que los yacimientos de hierro magnético que hay en el lugar hacen que las brújulas y los GPS dejen de funcionar, provocando que los viajeros se pierdan.

Con el paso del tiempo este bosque se ha transformado en un imán para quienes piensan en el suicidio. Ya es conocido por ser un lugar popular para suicidarse. Es el lugar en el que más gente se ha suicidado en Japón y el segundo en el mundo, después del puente Golden Gate ubicado en San Francisco, Estados Unidos.

Su fama como lugar de suicidio quizá se deba a que en 1960 se publicó la novela Nami no Tou de Seicho Matsumoto, en la que al final de la obra dos amantes se suicidan en el bosque. Además, en 1993 se publicó El completo manual del suicidio de Wataru Tsurumi, una guía para suicidarse donde recomienda este bosque como un lugar idóneo para quitarse la vida.

El gobierno local declara que desde la década de 1950 se han hallado alrededor de 500 cadáveres. La causa principal de la muerte de estas personas es el suicidio. Muchos de los cadáveres tenían alrededor de 30 años de edad en el momento de la defunción. La cantidad de suicidas ha aumentando desde 1988, aumentando hasta casi 100 muertes al año.

En 2002 se encontraron 78 cadáveres en el bosque, con lo que se superó el anterior récord de 1998 de 73, y en 2003 la tasa ascendió a 100 personas. Por este motivo, en los últimos años el gobierno local ha parado de dar a conocer el número de suicidios, para de alguna manera evitar asociar Aokigahara con el suicidio. Las batidas para la búsqueda de cuerpos se llevan realizando desde 1970. Unos 300 operarios se adentran anualmente en el bosque para localizar los cadáveres que no han sido encontrados por los visitantes y guardias forestales. Incluso la policía patrulla los alrededores en busca de posibles suicidas.

El turismo ha sido limitado únicamente a zonas vigiladas, y aunque no está prohibido adentrarse al bosque, se colocan numerosas señales de advertencia en diferentes idiomas con el fin de que aquellos que vayan con el propósito de suicidarse busquen ayuda. Invitando a la gente a regresar, a pensar en sus familias, hijos y amigos.

“Tu vida es valiosa y te ha sido otorgada por tus padres. Por favor, piensa en ellos, en tus hermanos e hijos. Por favor, busca ayuda y no atravieses este lugar solo”.

Los lugareños de la región no son quienes se suicidan allí, quienes van suelen ser personas de ciudad. Personas que viven en un mundo que llena al ojo de estímulos visuales desde una pantalla pero que poco a poco deja de lado la interacción cuerpo a cuerpo. También se registró un alza en los suicidios después de la crisis financiera de 2008 y del Tsunami de 2011.

Japón es uno de los países con más suicidios al año; estadísticamente, cada 15 minutos una persona se suicida en el país nipón. A pesar de la antigua tradición del suicidio por honor, como lo hacían los samuráis con el “Harakiri” o los pilotos Kamikaze en la Segunda Guerra Mundial, la gente en el Japón contemporáneo no considera quitarse la vida como una muestra de honor, se ha dejado eso en el pasado y usualmente, quienes lo hacen, lo adjudican a hechos como el de los problemas mentales, financieros o amorosos, que acogen a muchos, pero sólo algunos deciden escapar de esta manera.

No cabe duda que este lugar llama la atención, ya sea por ser habitado por seres mitológicos o por espíritus que te llevan a la muerte; lo cierto es que en el lugar los mismos árboles están impregnados de una energía malévola acumulada desde hace siglos.

Nadie en este mundo esta exento de problemas, la diferencia radica en cómo vivimos con ellos, la clave pienso yo primeramente es evitar la soledad…

 

Saludos…!

 

 

7 Comments

  1. Yo pienso que si hay energías malévolas … yo tenia experiencias parecidas en mi antigua casa… Hay cerca de mi casa un sujeto había asesinado unas estudiantes mujeres.. técnicamente las violaba y luego las mataba .. cuando fuimos a vivir cerca de hay … se sentía un aura no malévola se podría decir mas bien como . tristeza, venganza, como queriendo decir algo pero .. de alguna u otra forma.. pero con esa característica de querer hacer daño … Pues si eso ocurrio .. los días pasaban y a veces si escuchaban risas, malavisiones , hasta apariciones se podría decir …fueron unas experiencias terribles jaja …. Pero desde entonces creo en Auras, Energias malévolas y hasta en fantasmas se podría decir…Y ahora regresando al tema … si por mi casa murieron alrededor de 20 personas que no querían morir… y fueron asesinadas de forma brutal.. y era un terreno de 1 km cuadrado … solo que sin arboles …. se podía ver, escuchar y sentir esas precensias ….. Imaginemos ese bosque espeso … donde han muerto miles y miles de personas con sufrimientos y arrepentidos podría ser… Debe haber mucha energía negativa hay … Es mi punto de vista… jaja Buen aporte . me gusto la historia .. justo leyéndola recordé un poco de mi infancia…

  2. Has tenido mala suerte con tus vecinos ! JA . JA ! Pero nada de auras , eso es cómo tú interpretas los hechos . Y el bosque es igual , lleva ahí miles de años y allí seguirá , indiferente a todo . Es curioso cómo los humanos trasladamos nuestras “neuras” a las cosas . Un saludo !

  3. Por ser un bosque añoso es probable que esté cargado de energías densas,olores intensos que coadyuven en la psiquis alterada para “alentar” la autodestrucción. Gran saludo!

  4. acertado lo mencionado en el post y me gustaría hacer una pequeña aclaración para algunos podrá ser una curiosidad solamente para otros reviste de cierta importancia, no se debe de utilizar la palabra “harakiri” por que no describe al acto de morir con honor, su significado literal es “destripamiento” o sacar las tripas, entonces eso no describe lo que un samurai hacía, el uso correcto es “seippuku” que es como se llama el ritual. Ahora bien en Japón tanto como sucede en Corea del Sur, el suicidio puede deberse a muchos factores pero el principal es por que la enorme presión que se ejerce sobre los jovenes, tanto más al primogenito que bien da para otro tema, pero leo en los comentarios muchas cosas tanto verdades a medias como mentiras que se repiten una y otra vez!
    yo personalmente he estado en ese bosque y tiene cierta atmósfera pero los arboles no son mas que eso, arboles!, claro que la parte de todas las historias que se dicen ayudan a que fluyan mas esas “densidades” junto con la densidad propia de la mente de quien transita por ahí, sin embargo coincido con Carlos Enrique por que el bosque en sí no tiene nada y las personas que van ya saben por que y debido a que es fácil perderse es que escogen el lugar, lo que cohabita ahí ya es aparte pero no son demonios ni fantasmas ni nada eso, es algo diferente, a próposito de que acabo de leer el post acerca de los Tulpa o tambien llamados “Egregores” y hago una atenta invitación a JL para que pudiera hacer un video acerca y sobre éstas diferencias entre un demonio o entidad, lo que en realidad es un fantasma y que es un egregor (aunque en el post lo explica muy bien con los Tulpa)
    Saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .