Ticker de noticias

Oleada de OVNIS en Niza y Génova en 1608

alex-ovSi hay algo que tenemos más que claro es que los seres no humanos existen. No sólo por las cientos de miles de confesiones de personas de a pie abducidas y contactadas además de altos cargos militares que hacen afirmaciones de la existencia de seres interplanetarios.

Pero no nos engañemos, el tema de la UFOlogía hizo su boom a partir del 1949 con el caso Roswell, y ese boom nos ha permitido indagar y conocer más sobre el tema.
Los OVNIS no son un hecho sólo del siglo XX y XXI, únicamente tenemos que rebuscar en todos los archivos de historia, artículos y relatos que en siglos peregrinos superaban a la ciencia ficción actual.

Si hace no mucho tiempo hablábamos en otro artículo de los inexplicables casos de la batalla de OVNIS en Nuremberg y Basilea en 1561 y 1566, en esta ocasión vamos a tratar los acontecimientos posteriores. Acontecimientos que sucedían 42 años después.
Y estos sucesos también sucedían en 2 ciudades, pero en este caso sucedía más al sur de la actual Europa y lo más increíble de todo es que sucedían en dos ciudades al mismo tiempo, en Niza (Francia) y en Génova (Italia).

Al ser dos ciudades relativamente cerca, los relatos se convierten en uno, pero las palabras de los testigos, a pesar de asimilarse unas con otras son diferente, y las explicaremos todas poco a poco.

Pero primero hablemos de los acontecimientos de Niza en agosto de 1608. En una crónica de la época titulada: “Discours des terribles et espouvantables signes apparus sur la mer Gennes”, que traducido sería: “Discursos de las terribles y espantosas señales aparecidas sobre el mar de Génova”.

Dicha crónica, relatada por el editor Pierre Ménier, relata los acontecimientos de ese día de agosto y que dice;

“A principios del mes de agosto pasado, con los prodigios de la sangre caída del cielo en forma de lluvia del lado de Niza y en varios lugares de la Provenza, así como la aparición de dos hombres en el aire los cuales se batieron repetidas veces, sobre la isla de Martigues que es una villa sobre el mar a cinco leguas de Marsella.”

Pierre Ménier habla de lluvia de sangre, fenómeno meteorológico de sobras conocido en nuestros días, y que debía ser sin duda una de esas lluvias venidas del Norte de África y enrojecidas por la presencia de microorganismos. El testigo y escritor interpretaba ese fenómeno como una expresión de la cólera de Dios.

Pero ahora hablemos de lo que vieron los testigos de la ciudad francesa.

Los testigos dijeron haber visto tres extraños vasos luminosos en movimiento a gran velocidad por encima de la ciudad. Los vasos se detuvieron cerca de una fortaleza acto seguido los extraños objetos se sumergieron en el mar haciendo que el agua hirviese y desprendiese un vapor de color rojizo.

Aunque estos relatos sean claros y concisos y no dejen lugar a dudas, el asunto fue a más, y alcanzó cumbre de lo inexplicable cuando aparecieron unos extraños humanoides a los que los impactados ciudadanos describían así:

“Ante el asombro de los espectadores, dos seres humanoides con cabeza grande y ojos grandes y luminosos, y escamas rojizas conectados a sus vasos por tubos”.

Cuando hay versiones en las que los habitantes empiezan a ver humanoides el asunto se agrava más y la posibilidad de que los supuestos vasos luminosos sean efectos ópticos o simples efectos atmosféricos se queda relegada al ostracismo.

Prácticamente los mismos acontecimientos sucedían ese mismo día en una ciudad del país vecino, en Génova (Italia).
En este caso los acontecimientos irían a más y tendría un desenlace fatal para algunas personas.

En las crónicas escritas ese día se pueden encontrar los siguientes impactantes relatos de los acontecimientos:

“A principios del mes de agosto del año mil seiscientos ocho, sobre el mar de Génova se han visto las más horribles señales que de memoria de hombre se ha hablado jamás, ni escrito, unos teniendo forma humana con brazos que parecían estar cubiertos de escamas, y en cada una de sus manos llevaban dos horribles serpientes voladoras que se enroscaban alrededor de sus brazos surgiendo al parecer desde la altura de sus ombligos, volando muy arriba por encima del mar y profiriendo gritos horribles, cosa que era del todo espantoso y, a veces, se sumergían en las aguas para salir nuevamente a una distancia más lejana. Sus gritos eran tan espantosos que varias personas cayeron enfermas por el miedo sufrido. Se veían algunas figuras con forma de mujer. Otros tenían el cuerpo similar al cuerpo humano, todo recubierto de escamas pero con la cabeza en forma de dragón.”

No sé si os pasará lo mismo pero cuando he leído lo de “estar cubiertos por escamas”. “serpientes voladoras enroscadas en los brazos” o “cabeza en forma de dragón” me es imposible no acordarme de las historias de la tribu Dogón en África que hablan de seres con escamas que descendían a las aguas, o los Nagas en los escritos sánscritos de la cultura Hindú, o los famosos dragones de China, etc.

Las historias de reptiles y seres escamados en la Historia del ser humano es sencillamente apabullante.

Pero sigamos con los acontecimientos de Génova porque en este caso hay una interacción por parte de los ciudadanos genoveses.

Los genoveses vieron formas metálicas surgir de las aguas del Mediterráneo, desplazándose bajo el mar y produciendo un ruido infernal. Puesto que esas “apariciones” o manifestaciones insólitas se reproducen sucesivamente en ese mes de agosto, las autoridades decidieron pasar al ataque.

“La señoría mandó disparar algunos cañones para procurar echarlos del lugar, y les fueron disparados unos ochocientos cañonazos, pero en vano, pues no parecieron extrañarse de ningún modo.”

La crónica prosigue:

“El décimo quinto día de agosto, aparecieron sobre el dicho mar del Puerto de Génova tres carrozas arrastradas cada una por seis figuras de fuego que parecían dragones. Y los mencionados carruajes marchaban en direcciones contrarias de unos y otros, y arrastrados por las figuras encendidas con sus serpientes, continuando con sus espantosos gritos y aproximándose de muy cerca a Génova, tanto que los espectadores, al menos la mayor parte, huyeron asustados temiendo los efectos de tales prodigios, pero cuando hicieron por tres veces el recorrido a lo largo del puerto después de proferir gritos tan potentes de ruido que hicieron temblar las montañas de los alrededores, se perdieron todos en el mar y, desde entonces, no se vio ni se tuvo noticia de ellos.”

Los ciudadanos se vieron tan asustados y acorralados de semejante forma que no tuvieron otra opción que tirar del ejército para defenderse de algún modo ante tan extraños objetos que jamás habían imaginado que podrían llegar a visualizar.

Los relatos cuentan el desenlace de tan increíbles sucesos:

“Todo esto ha dado lugar a grandes perjuicios para muchos ciudadanos de Génova, unos habiendo muerto de miedo como el hijo del Signore Gasparino de Loro, así como el hermano del Signore Antonio Bagatelo; varias mujeres también perecieron de terror. Desde que cantamos el te deum, se han desvanecido.”

Es impresionante ver como en el siglo 17 sucediesen acontecimientos tan impresionantes como los comentados aquí.

Humanoides, naves espaciales, discos voladores e incluso seres escamados. No estamos hablando de una película de Hollywood, estamos hablando de una auténtica oleada de OVNIS en Génova y Niza ni más ni menos que en el siglo 17.

 

 

Un saludo

1 Comentario en Oleada de OVNIS en Niza y Génova en 1608

  1. Simplemente fascinante.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: