La magia de los minerales: breve historia y aplicaciones

     Un mineral es un sólido inorgánico natural que posee una estructura interna ordenada y una composición química definida. Existen en la tierra alrededor de 4000 minerales, cada uno de los cuales está definido por su composición química y una estructura interna única, pero también, definidos por las propiedades energéticas y curativas que parece que estos pueden ejercer sobre la energía de nuestros cuerpos (cuerpo etérico y astral) y así sanarnos o “recargarnos” del flujo que mana la Madre Tierra.
Son muchos los santeros, chamanes, brujos y hechiceros que a lo largo de la historia, desde las más remotas prácticas de alquimia hasta la hechicería moderna, han utilizado estas piedras o amuletos para fines no tan convencionales como el de adornar, sino más bien, otros casi “milagrosos” y ocultos.

No resulta difícil pensar que estas piedras deben estar cargadas de energía, aunque nuestro ojo no la pueda apreciar,  puesto que, al igual que nosotros nos comemos el animal, el animal carnívoro come al herbívoro y el herbívoro se come la planta, la planta come o absorbe del mineral. Quiere decir ésto que los minerales son, sin duda alguna, la fuente primaria de energía que mana de esta realidad física que percibimos. Utilizados desde tiempos remotos en viejos ritos como portales entre mundos sutiles y el nuestro, son, según el esoterismo y diversas prácticas ocultistas, potentes canalizadores y depósitos de energía, así como grandes ayudas a la hora de diversas prácticas espirituales.

 Las primeras nociones sobre los minerales se formaron en la antigüedad. El conocimiento del mundo mineral comenzó por el uso directo de las piedras recogidas en la superficie de la tierra como instrumentos de trabajo simples y armas. Los hombres pronto aprendieron a hacer de la piedra, además de las hachas y los martillos, las puntas de lanza, flechas, cuchillos, rascadores y otras herramientas de trabajo de perfección sorprendente. Pero también tallaban aquello tan hermoso que luego hacían joyas y, junto con el oro, se le ofrecía o entregaba a los dioses. Se supo desde siempre que cada mineral era único y poseía unas propiedades mágicas que también lo hacía único.

Las piedras desgastadas por el sol y la arena quemaban al simple contacto. En la cúspide, el gran Sacerdote oraba al sol; el pueblo ensimismado se estremecía de temor.
En su garganta, el Sumo Sacerdote ostentaba el azul del mar, y en su pecho el verde de la vida terrestre.
Aquellos colores lo rodeaban, inundando su aura, resplandeciendo las gemas a la par del sol.
Este hecho impresionaba al pueblo, pues cuando hablaba desde alguno de sus templos, sorprendía a todos y los atemorizaba ver el brillo cegador que parecía salir del propio corazón del Sacerdote.

“Los Tesoros de la Antigüedad” 

 Y es que son muchas las piedras o gemas que colocadas en el lugar exacto del cuerpo físico pueden hacer vibrar determinadas partes energéticas o los chakras de nuestro cuerpo sutil, sanando así nuestro cuerpo o, simplemente, energetizándolo y llenándonos de un grato bienestar.

Según el hinduismo y algunas culturas de Asia, los chakras son siete centros de energía inmensurable (no medible de ninguna manera) situados en el cuerpo humano.

Cada piedra tiene su función, dependiendo de sus colores y propiedades “mágicas”. Así mismo, hay piedras más poderosas que otras, y algunas que pueden resultarle más poderosas a ciertas personas. Hay piedras cuya energía es tan fuerte que podrían incluso agotar o abrumar a su portador si no está acostumbrado al manejo de energías.

A tener en cuenta antes de hacernos con un mineral

  1. Comprobar que el mineral que estamos comprando -si se compra- no es una imitación o falsificación. A menudo se venden minerales bajo un nombre y después resulta ser una piedra porosa o ladrillo con una fina capa de pintura bien lograda. Para esto comprobar que el mineral pesa lo suficiente y no es liviano, si es alguno traslúcido como el cuarzo o la amatista, comprobar que la luz atraviesa la piedra.
  2. Existen infinidad de minerales, cada uno asociado para un tema en especial. Sin embargo, el tema de los minerales es muy personal, hay personas a las que un mineral podría ayudarle y otros minerales comúnmente “buenos” podrían perjudicares siendo una gran carga energética. Recomiendo mirar bien los varios minerales y sentir cuál o cuáles de ellos nos llaman más la atención, puesto que estas sensaciones no suelen ser meramente fortuitas. “Es el Cristal el que nos Elige y no al revés. El cristal tiene conciencia propia así que sabe muy bien quien necesita de su ayuda y quien le puede ayudar a evolucionar, ya que lo que hacemos es un intercambio y nos ayudamos mutuamente. Aunque, claro está, hay cristales que ya han terminado con su evolución y están simplemente para ayudarnos en la nuestra. Lo cual es de agradecer.”
  3. A continuación haré un breve listado de algunos de los minerales más utilizados y sus funciones más conocidas:
  • Amatista: Nos aporta calma en situaciones de stress o fatiga laboral.  Ha sido considerada la piedra del equilibrio, en todos los planos: físico, mental y espiritual. Trabajará pues, en restaurar el equilibrio perdido de aquel que la porte. Ayuda a asimilar cambios difíciles. También nos conecta con el mundo de los sueños, colocarla en la almohada mientras dormimos nos ayuda a recordar mejor los sueños o incluso a realizar viajes astrales.
  • Ámbar:  Es savia de pino petrificado hace millones de años. Bueno para colocar sobre superficies desequilibradas o doloridas del cuerpo. Tras usarlo, siempre habrá que limpiarlo. Colocado a la altura de ciertos órganos internos, los tejidos se revitalizan. Sirve a personas con tendencia al suicidio, deseo de huir del cuerpo, o depresión crónica.
  • Cuarzo blanco: Es el mineral básico, utilizarlo junto a otro mineral hace intensificar su poder y filtrar la posible negatividad que éste pueda contener. Los antiguos de todas las culturas y credos, reconocieron esta piedra como un talismán e instrumento de curación. Se utiliza como la protección o amuleto más común, pues tiene una gran capacidad de absorción de negatividad de las personas que nos rodean. Portar un cuarzo blanco colgando nos protegerá de  estas energías negativas, pero hay que tener en cuenta que las absorberá y pronto terminará por resquebrajarse. Cuando ésto ocurra hay que cambiar de cuarzo inmediatamente.
  • Cuarzo ahumado: Ideal para personas con tendencia al suicidio. Útil para personas deprimidas, agotadas o lunáticas. Hace sentirse bien con uno mismo y a desprenderse de las cosas materiales que no nos son útiles.
  • Cuarzo rosa: Relajante, ayuda contra el estrés. Frotarlo en zonas que han sido golpeadas ayuda a la sanación.
  • Esmeralda: aumenta la sabiduría interior
  • Lapislázuli: Purifica el cuerpo entero, descongestiona la garganta o calma picores e hinchazones en el cuerpo. También representa la inmortalidad y nos ayuda a ser conscientes de lo infinito de nuestro ser.
  • Pirita: Ya en Egipto conocían la fuerza” carismática” de la pirita y se usaba como adorno en la vestimenta de sacerdotes, collares e imágenes. Se recomienda para negocios, comercios, estudios y para amplificar los poderes de comunicación.  Ayuda también contra la depresión, ansiedad o frustración.
  • Obsidiana: Actúa como un imán atrayendo las fuerzas espirituales hacia el cuerpo para que obedezcan al control activo de la conciencia.  Se le llama el espejo del alma porque nos enfrenta con nuestros miedos. Es una piedra fuerte, debe usarse con moderación o trabajar junto con un cuarzo transparente o rosa para equilibrar su poder.
  • Ojo de tigre: Protección.
  • Ónix: Infunde valentía, fuerza y voluntad.
  • Rubí: Fortifica los lazos de amor y nos hace sentirnos fuertes emocionalmente.
  • Topacio: Agudiza el sentido del gusto y ayuda a combatir dolores de la columna vertebral.
Creo que los usos podrían ampliarse mucho más, pero he querido hacer sólo un breve resumen.

A tener en cuenta antes de usar un mineral

Los minerales, al ser fácilmente susceptibles al entorno y a la energía podrían estar cargados de energías nocivas o negativas por el hecho de ser adquiridos en lugares como comercios -más aún, cuando varias personas podrían haber tenido contacto físico directo con ellos-. Por lo tanto, hay que efectuar un ritual de purificación o una limpieza previa del mineral, descargándolo de toda energía perniciosa que pueda haber absorbido hasta el momento de la adquisición.

  • Limpieza energética del mineral:

 Poner los minerales en un recipiente con agua y sal, con precaución de no poner los que sean solubles (calcitas, rosas del desierto, areniscas…) o se rallen con la sal (malaquita).

  1. Poner el mineral bajo el grifo del agua visualizando cómo el agua retira todas las partículas de energía negativa que haya quedado adosada.
  2. Después llenamos un vaso de cristal de agua y disolvemos sal gruesa en ella y sumergimos el mineral a limpiar (cada mineral en un vaso diferente, para evitar que se mezcles sus energías o se anulen sus efectos mutuamente), la sal se encargará de quitar toda la negatividad impregnada que no hemos terminado de quitar nosotros mediante al visualización en el grifo.
  3. Dejamos reposar el vaso con el mineral durante toda una noche en el exterior.
  •  Carga del mineral:
    Es el proceso que se encargará de llenar de energía renovada y libre de negatividad nuestro mineral.  Las formas más simples y efectivas de hacer ésto son dos:
  1. Dejar el mineral a la luz del sol durante todo un día.
  2. Enterrar el mineral bajo tierra a la que le dé la luz de la luna -a ser posible creciente o llena- y desenterrarlo como mínimo a la noche siguiente.

Si queremos asegurarnos de que nuestro mineral se haya cargado del todo, siempre podemos utilizar ambos métodos. En el caso de no haber luz del sol o no tener acceso a ella, siempre podemos cargar mediante una vela, aunque recomiendo que hagan como mínimo el método de carga 2 (el del enterramiento)

Una vez cargado nuestro mineral, estará listo para su uso.

Elixir de minerales mágicos

Podemos utilizar los minerales a modo amuleto, a ser posible que mantengan contacto con nuestra piel y no se vean obstaculizados por la ropa, o, podemos realizar un elixir o esencia “milagrosa”. Para ello necesitaremos:

  • Minerales elegidos para la función a desempeñar del elixir.
  • Cuenco o recipiente de vidrio transparente.
  • Agua (preferiblemente de manantial).
  • Envase de cristal hermético.

Se colocan los minerales previamente limpiados y cargados en en un cuenco o vaso de cristal con agua (preferiblemente) de manantial. En el caso de piedras solubles o tóxicas se deben poner en otro recipiente sin agua y éste ponerlo dentro del cuenco con agua (este es el método indirecto).
Se deja el cuenco al sol 12 h y después se vierte el agua en una botella de cristal con un cierre hermético. Las propiedades duran más o menos una semana pero si quieres alargarlo más se debe añadir al 50 % brandy o vodka como conservante (entonces su duración sería aproximadamente de 1 mes). Se debe almacenar en lugar oscuro.

Usos del elixir mineral:
Se puede verter en el agua de baño, ingerir, aplicar en apósitos o directamente sobre la piel o poner en un dosificador de goteo (en este caso se pone un tercio de brandy, 2 tercios de agua y 7 gotas del elixir ya preparado). Incluso se puede poner en un difusor para rociar una habitación.

Precauciones del elixir mineral:
Se puede ingerir sólo en casos de piedras no tóxicas (si lo hacen, por favor, investigar bien sobre el mineral en cuestión), algunas son sólo para uso externo.
La malaquita por ejemplo es muy tóxica y se debe preparar con el método indirecto.

 Si les interesa el tema de los minerales o tenéis cualquier duda o sugerencia, no duden en ponerse en contacto directo o mediante comentarios.

Un abrazo.

AZ

3 Comments

  1. Muy buena info, hace poco me hice con un par de amatistas para lo de los viajes astrales, me viene muy bien la explicación de purificación y carga, voy a ello entre esta noche y mañana.
    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .