¿Dioses-Abejas o Antiguos Cosmonautas?

astronautas

En el conocido Templo de los Frescos de Tulum, en México, los arqueólogos Landa, Roys, Cogolludo y Redfield descubrieron -casi me da vergüenza escribirlo- ¡Dioses-Abejas!

Figura 1. Un Dios-Abeja, según los arqueólogos conservadores. Extraño ser en Tulum, México. ¡Extrañísima abeja! ¿No creéis?

Según los arqueólogos ortodoxos, este ser representa a una Deidad representante de la humanidad, que espera la miel. En consecuencia, la sabiduría. No obstante, vayamos a las fuentes primarias escritas. En la literatura, no hay nada referente ni a la jerarquía de las abejas ni al estado de las mismas; únicamente se menciona que las <<Ah-Muzencab>> eran abejas enormes que dominaban -como es lógico- a las demás.

Se trata de un ser (con toda la seguridad ninguna abeja) recostado boca abajo, con los brazos esparrancados y mirando hacia el suelo, como si tratara de llevar los mandos de un ingenio volador. Sus pies, con zapatos (?¿) dan la impresión de estar accionando unos pedales.  A su vez, aparece de nuevo, como en muchas representaciones, pinturas rupestres y grabados, ¡la serpiente-dragón! ¿Símbolo de viajes estelares? Los dragones asoman la cabeza por lo que parece ser un tubo de escape. Fijaos como… ¡alrededor del dios-abeja aparecen un sinfín de motivos y detalles técnicos que están totalmente fuera de lugar en la colmena! ¿Podrá alguna persona que no lleve anteojeras interpretar esta figura como un dios-abeja?

¡Sí, si los talentosos mayas lo hubiesen deseado, hasta habrían sido capaces de hacer aparecer por encanto un dios-abeja que hasta hoy estaría zumbando en los oídos de estos inteligentes caballeros! (véase figura 1)

Figura 2. El “Dios-Abeja” encontrado en el Templo de los Frescos, Tulum, México.

Sigamos. En el códice maya  más importante del Museo de América de Madrid, el Codex Tro-Cortesianus, se encuentra también un dios-abeja.

Figura 3. ¡Este monstruoso ser con dos bombas también cae bajo la denominación de dios-abeja por parte de los arqueólogos ortodoxos! ¡Véase el símil entre los cohetes modernos y los extraños objetos que porta el monstruo!

También ahí vemos un ser monstruoso boca abajo, de nuevo con los brazos esparrancados, a la espalda, dos bombas de clásico diseño provistas de anchas cintas y con mecha detonante. Del dios-abeja de Madrid se puede decir sin lugar a dudas; ¡no son bombas, son alas de abeja! (nótese el sarcasmo) ¿Qué parecido puede existir entre una ala de abeja y una bomba? ¡Si soy franco, no alcanzo a comprender que hayan dioses-abeja zumbando en la literatura maya como monstruos técnicos!

2 Comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .