Ticker de noticias

El Plano Astral (III): Viajes astrales

astral3Con esta tercera entrega finalizamos nuestra pequeña incursión por el plano astral. Ahora toca centrarnos en los viajes astrales, un fenómeno que ha sido experimentado de forma consciente por una de cada diez personas. Estadísticamente, el 89% de las personas no recuerda lo que le sucede durante el sueño, y eso que pasamos durmiendo entre un tercio y un cuarto de nuestra vida. Pero si el cuerpo necesita dormir, la conciencia no. Durante un viaje astral consciente, los límites de lo físico se derrumban, la percepción llega hasta fronteras inimaginables, y el sentido de la realidad cambia de forma radical y permanente.

Para completar el artículo he incluido una descripción del vehículo con el que nos movemos en esta dimensión, el cuerpo astral (con unos breves apuntes sobre cromoterapia), y por último he hecho mención a la utilización por parte de los servicios de inteligencia de los viajes fuera del cuerpo como arma con fines bélicos.

 

Naturaleza del cuerpo astral

El astral es un fluido bioenergético que rodea al cuerpo y que interpenetra todas las células de nuestro organismo proveyéndole de la energía necesaria para la manifestación de la vida. Su “forma” por tanto es similar a la del físico (no confundir con el cuerpo energético, una línea de color azul violáceo muy próxima a la piel producida por el calor desprendido por el cuerpo físico y que no tiene que ver con la energía astral).

La materia astral está compuesta de varios elementos. Por un lado, por la energía vital de alta vibración proveniente del Sol, y que vitaliza por igual tanto a los seres humanos como a las plantas y a los animales, y por otro, por la unión de cuatro gases nobles: kriptón, helio, xenón y argón, dando como resultado una energía sutil portadora de vida biológica, capaz de viajar por ambos mundos, el energético y el material, con toda facilidad.

La energía vital sublima los gases nobles, elevándolos de vibración, y, al mismo tiempo, estos reducen la tasa vibratoria de la energía para poder ser asimilada por el cuerpo físico y, posteriormente, ser transportada a través del sistema nervioso.

Las bandas o capas de colores que integran el cuerpo astral están constituidas por hacer de electrones o iones de esos gases nobles, que forman “cuerdas” energéticas a modo de cables de conexión y que, para vitalizar al organismo, se dividen como lo harían los hilos de cobre. Esos filamentos son los conocidos “nadis” de las tradiciones orientales. Estos nadis se dirigen a sus objetivos a través de otros chakras menores, los llamados meridianos, que forman haces más densos en las conexiones glandulares y que vendrían a ser las “vías” o los caminos por donde discurre la energía.

La conexión entre el cuerpo astral y el físico se realiza a través de los chakras. El chakra principal es el que está situado en el plexo solar, cuya función es captar y repartir la energía vital por todo el organismo a través de los otros seis chakras situados en puntos estratégicos del cuerpo. Todos los chakras están conectados, a su vez, a las seis glándulas principales encargadas de verter al torrente sanguíneo los más diversos compuestos químicos, como las hormonas, para autorregular el cuerpo y producir reacciones tanto físicas como emocionales.

La conexión entre estos siete chakras forma una doble espiral (el “caduceo médico” o el kundalini de las culturas orientales) y su funcionamiento a nivel físico está relacionado estrechamente con el sistema nervioso.

El cuerpo astral se compone de siete capas de tonalidades distintas, cada una de ellas relacionada con una zona del cuerpo físico y a la vez con glándulas concretas a las que energetiza, como vamos a ver a continuación:

La primera capa, la más densa, es de color amarillo. También es conocida como el doble etérico, puesto que representa un doble energético exacto del cuerpo físico. Su nivel vibratorio está muy próximo a la materia, por lo que puede ser detectada por aquellas personas que poseen una cierta sensibilidad. Su conexión con el cerebro se encuentra en la nuca y su glándula correspondiente es la tiroides, que regula la constitución ósea, muscular y epitelial.

La segunda capa es de color anaranjado, su conexión se establece en la parte superior del esternón, su glándula correspondiente es el timo y regula el sistema circulatorio y la formación de anticuerpos.

La tercera es de color azul, su conexión está en la garganta y sus glándulas correspondientes son las suprarrenales. Regula la aportación de oxígeno a la sangre y se encarga de controlar energéticamente todos los procesos del sistema respiratorio.

La cuarta, de color verde, tiene su conexión con el físico a través del pubis, sus glándulas correspondientes son las gónadas y regula todo el sistema nervioso.

La quinta capa es color rojo, su conexión tiene lugar en el entrecejo y su glándula correspondiente es la pituitaria o hipófisis. Regula todos los procesos mentales, permitiendo la entrada de energía mental a todos los órganos del sistema encefálico.

La sexta se conexiona con el físico a través del centro de la frente, su glándula es la pineal o epífisis y refleja las manifestaciones de la personalidad externa del hombre. Es de color variable, según las tendencias de la persona, y se beneficia o perjudica con la actuación de las otras capas, aclarándose u oscureciéndose. El objetivo de esta capa es ir aproximando su color al blanco de la capa siete.

Por último, la séptima capa, de color blanco, se localiza en el plexo solar y no tiene correspondencia con ninguna glándula. Es la capa de mayor vibración y su misión  es la de regular la conexión con la Fuente o Yo interno de cada ser humano. Está íntimamente relacionada con la conciencia o portavoz del espíritu individual. A través del plexo solar además es por donde nos recargamos de energía cósmica.

Con estos breves apuntes que acabo de citar podéis haceros una idea de cómo funciona la cromoterapia e incluso podéis aplicarla por vosotros mismos.

Por último, ya que no me quiero alargar mucho más esta parte, tenemos que mencionar obligatoriamente el mencionado cordón de plata o plateado, elemento que hace de unión entre el cuerpo físico y el cuerpo astral, que se ha popularizado con este nombre. La conexión, al contrario de lo que mucha gente cree, parece estar en el centro de la bóveda craneana, en un punto intermedio entre las glándulas pituitaria y pineal. Este cordón es como una prolongación de todo el cuerpo astral y está formado por la unión de todas las capas, con sus colores respectivos, lo que a nivel de color/luz da como resultado el blanco plateado, de ahí su nombre.

 

Cómo realizar viajes astrales

Habiéndonos familiarizado ya con el vehículo que nos va a permitir estas fantásticas experiencias, ha llegado el momento de explicar cómo se hace un viaje astral de forma consciente.

Antes de nada, unas breves recomendaciones, que si bien no son obligatorias, sin duda nos facilitarán mucho las cosas. Como norma general, es útil no identificarnos con nuestro cuerpo físico: sabemos que está ahí, hacemos muchas cosas con él, pero hemos de tener la certeza de que nosotros somos más que eso; que estamos de paso en este mundo, que todos somos iguales, somos inmortales y la apariencia externa del cuerpo carece de importancia.

No está de más preocuparnos un poco por las cosas que nos “alimentan”, no sólo las que entran por nuestra boca, sino las que alimentan nuestros cinco centros: el centro motor, el centro instintivo, el centro sexual, el centro emocional y el intelectual. Si hemos tenido un día duro en el que hemos discutido con varias personas, o hemos visto un programa de televisión muy desagradable, las emociones que hemos tenido nos arrastrarán fácilmente al astral inferior. Las emociones superiores y armoniosas siempre nos harán más “sutiles”.

No deberíamos temer ni codiciar el astral, tampoco mostrarnos escépticos ni perezosos a la hora de hacer los ejercicios.

Una estancia limpia y agradable también ayudará a relajarnos: el cuarto debe estar limpio y a poder ser decorado con los tres colores primarios (amarillo, cián y magenta). Pueden colocarse perfumes o inciensos que nos gusten.

La cena que hayamos ingerido previamente a la experiencia astral debe ser ligera, y si es posible también es recomendable dar un paseo o hacer algún tipo de ejercicio después de cenar.

Siguiendo a Platón, que dijo que “al hombre se le conoce por sus sueños“, es muy útil llevar un diario de sueños, en el que cada mañana al despertar anotemos los sueños que recordemos.

Es bueno intentar dormir con la cabeza mirando hacia el norte. Para ir tomando conciencia, también se recomienda practicar un poco de meditación o escuchar música clásica relajadamente antes de intentar salir al astral.

No se aconseja a personas que padezcan del corazón que practiquen estas técnicas.

Existen muchas formas de provocar la salida lúcida al plano astral, tantas casi como personas hay en este mundo. Por eso es recomendable probar varias hasta que encontremos la que es mejor para nosotros. Durante este tiempo, no debemos perder la paciencia, al contrario, tenemos que ser muy perseverantes. Hay personas que lo consiguen a los pocos intentos, mientras que otras tardan meses e incluso más de un año. En todo caso lo más importante es la constancia.

La técnica más universal y sencilla para llevar a cabo la proyección astral sería la siguiente:

Cuando se encuentra uno tendido en la cama, sin nadie que pueda molestarle, cerrada la puerta de su dormitorio para que nadie pueda distraerlo, procúrese encontrarse en realmente en un estado de gran calma en todos los conceptos.  Imagínese el lector que se va desprendiendo lentamente de s u envoltura corporal. No hay peligro alguno.  Figúrese que se producen varios pequeños crujidos, y sacudidas, a media que su fuerza espiritual va abandonando su cuerpo y solidificándose arriba…

Imagínese que está logrando formar un cuerpo (un molde) que es exacta contrapartida de su cuerpo físico. Bien. Ahora, seguramente experimentará usted, si lo ha conseguido, un pequeño balanceo, con leves movimientos de elevación y descenso…Todo ello es muy natural, y así sucede siempre, pero no se asuste. No tiene que asustarse ni preocuparse. Entonces verá usted que sus cuerpos, físico y astral, están unidos por un reluciente cordón de plata. Una plata que vibra con vida, con energía, con los pensamientos que van de lo físico a lo astral, y de lo astral a lo físico. Y piense por último, que usted no puede sufrir daño alguno; primero, porque físicamente está sano, y también,  porque si sus pensamientos y el motivo del “viaje” son puros, no tiene nada que temer.

 

Esta otra técnica que sigue, a diferencia de la anterior, requiere un compromiso y una práctica diaria por parte del interesado o la interesada. Está estrechamente relacionada con el proceso de “despertar” de la consciencia.

Para ello antes de nada tenemos que ser conscientes de que vivimos “dormidos”. Quizá usted, que es habitualmente lector de páginas como esta y se encuentra familiarizado con las teorías de la conspiración, crea que está más despierto que todas las personas que le rodean. Pero esto habitualmente no es así. Muy a menudo, por no decir diariamente, cuando las cosas no salen como queremos o tenemos un encuentro verbal con alguien, es suficiente para “que nos den el día” y a partir de ahí le demos el privilegio a los demás o a las circunstancias de que determinen nuestra tónica emocional, como si nuestro estado de ánimo fuera un simple patito de goma moviéndose a merced de las olas del mar.

Estamos tan ocupados mirando la pantalla del móvil, pensando en lo que vamos a hacer mañana o identificándonos con objetos que deseamos poseer o nuestros mismos yoes (yo no puedo hacer eso, yo lo quiero, no sirvo, soy muy torpe para los idiomas…) que pasamos de largo una premisa fundamental: no existe nada que no sea el AHORA, la vida es AHORA. Si verdaderamente queremos despertar espiritualmente tenemos que romper esta mecanicidad.

La clave es estar en un estado de conexión permanente con su cuerpo interior, sentirlo en todo momento. Esto dará rápidamente profundidad a su vida y la transformará. Cuanta más conciencia dirija hacia el cuerpo interior, más alta se vuelve la frecuencia de vibraciones, muy similar a una luz que se vuelve más brillante según usted suba el botón regulador y aumente así el flujo de electricidad. A este nivel de energía más alto, la negatividad no puede afectarlo ya y usted tiende a atraer nuevas circunstancias que reflejan esa frecuencia más alta. […]

Para llegar a ser consciente del Ser usted tiene que recuperar conciencia de la mente. Esta es una de las tareas más esenciales en su viaje espiritual. Liberará grandes cantidades de conciencia que habían estado atrapadas antes en un pensamiento inútil y compulsivo. Una forma muy efectiva de hacer esto es simplemente alejar su atención del pensamiento y dirigirla al cuerpo, donde el Ser puede sentirse en primera instancia como el campo de energía invisible que da vida a lo que usted percibe como el cuerpo físico.

El Poder del Ahora.
Eckhart Tolle.

 

Existe una fórmula muy sencilla para mantenernos en el aquí y en el ahora, pero requiere bastante perseverancia. Esta forma de actuar es la que nos va a permitir actuar en el astral lúcidamente también. Se trata de la “clave S. O. L.” que viene de las iniciales sujeto, objeto y lugar. Procederemos cada cierto tiempo, sobre todo cuando notemos que “nos vamos por las ramas” a preguntarnos interiormente dónde estamos y por qué. Prestaremos especial atención a nuestra respiración, y también a nuestro cuerpo, autoobservándonos detenidamente. ¿Cómo nos sentimos en ese momento? ¿Tenemos hambre? ¿Quizá sed? ¿Qué podemos observar a través de la ventanilla? ¿Podemos escuchar el canto de los pájaros allá en la calle? Si algo nos está alterando  o preocupando en ese preciso momento, respiraremos profunda y relajadamente, y lo observaremos “desde fuera”, como si fuéramos simples testigos de lo que está pasando.

Enlazando con lo que acabo de decir, a la misma vez que nos hacemos la pregunta de dónde estamos, debemos interiorizar un pequeño gesto: podemos tirarnos un poco del dedo, o pegar un pequeño saltito…es muy importante repetir este pequeño ritual hasta que la hagamos casi de forma inconsciente. ¿Por qué? Porque llegará un momento en el que lo hagamos mientras estemos soñando, y a lo mejor cuando procedemos a estirarnos el dedo o saltar, vemos que se nos alarga nuestro o nos elevamos varios centímetros del suelo, prueba inequívoca de que estamos en el astral. También es muy importante prestar atención a todo lo que nos rodea, porque si hemos llegado al punto de tener sueños lúcidos y vemos un burro volando por ejemplo, también así podemos confirmar que no estamos en el plano físico. Cuando tengamos todo esto dominado, podremos tener verdaderas experiencias totalmente lúcidas en el mundo astral.

Algunos mantras que nos van a ayudar (se pronuncian alargando las vocales):

– EGIPTO: para preparar el cuerpo

– FARAON: para facilitar la separación de los cuerpos sutiles

– TAI RE RE RE

– LA – RA

– RAOM GAOM: influye en la memoria onírica, facilita el recuerdo de los sueños.

 

Otro detalle muy útil para darnos cuenta de que estamos soñando es encontrar nuestro elemento iniciador. El elemento iniciador es diferente para cada persona, aparece normalmente al principio y al final del sueño y puede ser un símbolo, un sonido, un color, una persona…Nos ayudará a “romper el sueño”, para no proyectar imágenes mentales o deseos nuestros y no mezclarlos con la realidad que está a nuestro alrededor. Lo podemos sacar de nuestras notas si llevamos un diario de sueños. En la película Origen se hace referencia claramente al elemento iniciador cuando utilizan la peonza.

Para los que os estáis iniciando en los viajes astrales, debéis saber que durante las primeras horas del sueño, a no ser que ya estemos lo suficientemente despiertos, vamos a ver los ecos de lo que hemos vivido durante ese día y muchas imágenes residuales y proyecciones de los egos.

Yo recomiendo dormir con un gato,  porque ellos son nuestros protectores en el plano astral, así como los perros lo son en el físico. Si no tenemos la suerte de convivir con uno, podemos llamarlo cuando estemos en el astral, lo reconoceréis porque su espíritu es bastante grande.

Cuando queramos acabar nuestro viaje astral, visualizaremos el elemento iniciador para volver al sueño conscientemente.

Los maestros muy avanzados son capaces de ir al astral con su cuerpo físico, esto se conoce como la ciencia Jinas.

No olviden que arriba es como abajo, en el astral podemos encontrar escuelas de misterios al igual que aquí donde nos enseñarán muchas más cosas, también podemos encontrar maestros que nos guiarán, leer el libro del karma, ver nuestras vidas pasadas, profundizar en los misterios de la vida y de la muerte y tener otras interesantes experiencias.

No recomiendo intentar hacer un viaje astral habiendo consumido sustancias alucinógenas o químicas.

Los espías que llegaron desde muy lejos

Si a usted todavía los viajes astrales le parecen relatos fantasiosos o meros sueños lúcidos, quizá lo que viene a continuación le haga cambiar de opinión. Homes Atwater, alias Skip Atwater, fue durante más de 10 años el entrenador de los espías psíquicos del ejército norteamericano. Por aquel entonces, Skip ya tenía una larga experiencia personal en viajar fuera de su cuerpo, de hecho cuando era joven sólo le bastaba mirar un coche mediante “visión remota” para saber por qué fallaba.

 

Grill Flame, Center Lane o Stargate son los sugerentes nombres con los que la CIA bautizó sus proyectos secretos de visión remota. Desde 1973 hasta 1995, docenas de espías psíquicos trabajaron en misiones ultrasecretas, ofreciendo detalles de sucesos y lugares que luego se comprobaron ciertos.

Algunas de las hazañas de este equipo que han trascendido fueron la localización de un militar secuestrado en  Italia, haber destapado a un espía del KGB que estaba robando información en Sudáfrica, así como el espionaje sistemático de los rusos y el armamento y las instalaciones de otros países. Pero quizá las hallazgos más sorprendentes de estos sensitivos, cuyo entrenamiento se prolongaba durante dos años, fueron la identificación de los submarinos nucleares rusos de la clase Tifón, que allá por 1979 se estaban construyendo secretamente en un astillero de Servidivinsk, en el mar Báltico. Lo que hacía especiales a estos submarinos es que eran capaces de lanzar misiles nucleares sin dejar de desplazarse, lo que más tarde pudo confirmarse por las fotografías satélite. También fueron hallados los restos del bombardero soviético Tu-95 en la selva del Congo y se obtuvieron algunos elementos secretos de su construcción mucho antes de que los satélites dieran con él.

Fue durante uno de los muchos entrenamientos que realizaban, que los psíquicos de Skip se toparon con cuatro presuntas bases extraterrestres en nuestro planeta. Estas bases se encontraban, o se encuentran, en Zimbabwe, en Australia, en el monte Hayes, Alaska, y la principal en el Monte Perdido, en los Pirineos españoles. Según Skip:  “Nuestros sensitivos encontraron que en esos lugares había algo realmente extraño. Vieron OVNIs entrando y saliendo de las montañas, observaron una tecnología muy avanzada, que ellos no podían entender completamente, y en general notaban la presencia de algo muy extraño y alienígena. La CIA no me pidió que estudiase los OVNIs; fue algo que hicimos para probar a los sensitivos del equipo, y constatamos que hay algo extraño detrás del fenómeno.”     

En la página de Skip leeemos:  Bajo un programa primero llamado Proyecto SCANATE (exploración por coordenadas), los investigadores de SRI International, en Menlo Park, California, estudiaron los talentos de visión remota de Ingo Swann y Pat Price, entre otros. Ingo pasó a desarrollar  con éxito una empresa altamente respetada, el programa de entrenamiento de visión remota por el Departamento de Defensa. Pat Price murió en 1975, pero dejó un legado aún inigualado por cualquier otro visor remoto de conocimiento público. En apoyo del Proyecto SCANATE, Pat fue capaz de utilizar su talento de visualización remota para recuperar la información de palabra de código altamente clasificada de una instalación militar operativa EEUU. Tan buena era la visión remota de Pat, que fue reclutado por y trabajó directamente para la CIA hasta su muerte, informó el 14 de julio 1975. El 13 de agosto de 1977, el Chicago Tribune informó: el director de la CIA Stansfield Turner ha revelado que la agencia encontró a un hombre que podía “ver” lo que estaba sucediendo en cualquier parte del mundo a través de sus poderes psíquicos.

Joe Mc Moneagle, uno de estos agentes, se retiró en 1984 con una Legión al Mérito por “haber facilitado información sobre 150 objetivos que resultaban inasequibles a otras fuentes”. En 1995, en medio de una gran polémica, la CIA decidió no continuar financiando estos proyectos, quizá porque algunos de los agentes que habían participado en ellos acabaron desvelando a los medios demasiados detalles sobre los mismos. Desde entonces, un manto de secretismo oculta cualquier información sobre las “actividades paranormales” de la CIA y otros servicios de inteligencia de EEUU. Sin embargo, cada vez más dedos apuntan hacia la NSA como la heredera de la CIA en esta clase de proyectos. Por ejemplo, en septiembre de de 2007, el periodista Gary S. Bekkum publicó que, según una de sus fuentes en la NSA, estaban trabajando en un proyecto secreto de visión remota que combinaba información procedente de medios tecnológicos (satélites, espionaje electrónico, control por internet) con la proporcionada por psíquicos.

Vista aérea de las instalaciones de la NSA

 

Más información: 

Recomiendo a todos los lectores visitar la página de Waldo Vieira, que ha dedicado casi toda su vida al estudio de la conciencia y los viajes astrales. Waldo es autor de numerosos libros sobre el tema, además de haber creado las ciencias de la “Proyecciología” y la “Concienciología”.  Su institución, la Academia Internacional de la Consciencia, tiene sedes en varios países, y en todos ellos imparten cursos y conferencias sobre la proyección astral.

http://www.iacworld.org/spanish

 

Libros: 

El viaje astral. Autor: Oliver Fox

Viajero astral. Autor: Albert Taylor

Viajes astrales. Autor: Bruce Goldberg

Entre en los secretos del viaje astral. Autora: Laura Tuan

Hilos de plata. Autora: Margarita Espuña

Relatos de un viajero por el mundo astral. Autores: Daniel Meurois y Anne Guivaudan

Proyecciología. Autor: Waldo Vieria

Proyecciones de la Conciencia. Autor: Waldo Vieira

Beginners’ guide to Astral Projection. Autor: Steve G. Jones

The astral projection workbook. Autor: J. H. Brennan

 

Felices viajes astrales 😉

* * *

 

Fuentes consultadas para la elaboración de este artículo:

[Libro] Viaje al antiuniverso (el viaje astral).  J. Roca Muntañola

Escritos del Grupo Aztlán

Revista Más Alla nº 131

Revista Año Cero nº 11-208

 

Acerca de elenross (35 Artículos)
Vegan, agressive roller, horses and dogs trainer

6 Comentarios en El Plano Astral (III): Viajes astrales

  1. Si bueno; esta interesante el tema, yo recuerdo una ocasión en particular cuando sali de mi cuarto muy rapido y observe como otra realidad yo podia atravesar las puertas y desplazarme mas rapido. Con un paso que daba yo avanzava varios metros y luego en ese estado me acordaba yo que andaba fuera de mi cuerpo y no se como explicarlo pero yo sentia como una especie de inquietud o pequeña preocupación por regresar a casa (a mi recamara) y entrar como a mi cuerpo lo que pasa es que algunas veces yo recordaba que no era bueno andar afuera por mucho tiempo. Porque digo esto; porque de alguna manera yo sabia que con anterioridad ya me habia pasado el salirme de mi cuerpo o abandonar la habitación y regresar y entrar en mi cuerpo al borde de la axfixia y con muy poco aire. Tambien debo comentar que cuando me ha pasado esta experiencia mi hogar lo veia con otra perspectiva no se si las casas tengan buena o mala vibra; no lo se pero a mi hogar lo observava muy desgastado como si fuera una casa antigua y deteriorada. Esa fue mi experiencia que mas recuerdo en particular de tantas experiencias raras en mi vida.

  2. Para los estudiantes de Yoga, recomiendo: “Yoga and the Art of Astral Projection” de Jill Lowy.

  3. E…XE..LEN..TE… Felicitaciones Elen. La verdad un hermoso trabajo… Q bueno q exista gente como vos… Muy completo!

  4. Muy buen artículo. Felizmente duermo con un gatito. Intentaré viajar entonces.

  5. Yo he experimentado varias veces el viaje astral, pero siempre dura muy poco yo siento que son unos pocos segundos antes de despertar creo que es por la falta de práctica pues es un proceso inconsciente. También sería bueno saber si existen viajes tanto extra como intracorporeos, pues tengo la sospecha de que se puede hacer tanto hacia afuera como hacia adentro de uno mismo, lo cual sería fascinante y saber si uno puede autosanarse y curarse de enfermedades sería algo grandioso

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: