Ticker de noticias

Ilusionismo, ¿magia o ciencia?

Agosto, el sol cae con todo su peso, me enfundo el conjunto de aventura y arranco mi nave para llegar a la exposición que ha traído Cosmocaixa hasta una de mis ciudades natales. Una cúpula, imaginad una cúpula en mitad del desierto; y, dentro de ella, un oasis de conocimiento y oportunidades. Ahora, imaginad que se divide en cotas de diferente altura que separan nuestros -vuestros- pies del centro del oasis, cuatro niveles de conocimiento que hemos de traspasar, a modo de pruebas para nuestro intelecto, a fin de hallar una respuesta a la pregunta que nos abarca: "Ilusionismo, ¿magia o ciencia?".

cosmocaixa

 

      · 1er nivel: contexto

      Del lat. contextus. 

  1. m. Entorno lingüístico del que depende el sentido de una palabra, frase o fragmento determinados.
  2. m. Entorno físico o de situación, político, histórico, cultural o de cualquier otra índole, en el que se considera un hecho.
  3. m. desus. Trabazón, composición o contenido de una historia o discurso.
  4. m. desus. Enredo, maraña o unión de cosas que se enlazan y entretejen.

El contexto es uno de los elementos prioritarios dentro de este tema, seguramente por la doble vertiente que se tiene sobre él.

En primer lugar, podemos hablar de contexto en calidad de conjunto de circunstancias que rodean al individuo conformando su forma de ser, de ver la vida y/o entenderla como, así mismo, de desenvolverse dentro de ella. Un contexto cultural diferente varía la forma en la que el cerebro analiza los datos recogidos por nuestros órganos sensoriales. Así pues, lo que en algunos lugares podría resultar cotidiano y normal, en otros resultaría inimaginable, imposible o aberrante. Dentro de este tipo de contexto encontraríamos conceptos como la inteligencia, que relaciona los datos con las interpretaciones de diferentes formas en calidad del grado de esta que se posea.

En segundo lugar, y a nivel general, hablamos de contexto como la estructura social que provoca claras relaciones desiguales entre unos y otros. De hecho, es este tipo de contexto, concretamente, el que recoge la exposición entre sus muros.

El experimento del Washington Post

Para reflejar la intensa forma en la que el contexto social incide sobre nosotros el Washington Post preparó un experimento sencillo. Para ello utilizó un sujeto especial,  Joshua Bell, virtuoso violinista y niño prodigio, y lo sitúo en dos contextos diferentes; el Boston Symphony Hall, donde hizo un “sold out” increíble y, una parada de metro en hora punta donde después de unos 43 minutos solo consiguió 32 dólares y ningún aplauso del público, un público que a penas se detuvo a escucharle.

Boston Symphony Hall Joshua Bell

Respetamos a las personas en base a su apariencia y el lugar en el que se encuentran, así mismo, les prestamos atención por lo mismo y les brindamos nuestro tiempo en correlativa consecuencia. Su esencia, nos es secundaria. El instinto, la fachada y el prejuicio, primera instancia.

Esto, para la pregunta que nos acontece, se traduce en que los ilusionistas aprovechan estas discrepancias contextuales para apoyar sus trucos.

 

      · 2º nivel: percibir 

      Del lat. percipĕre.

  1. tr. Recibir algo y encargarse de ello. Percibir el dinero, la renta.
  2. tr. Captar por uno de los sentidos las imágenes, impresiones o sensaciones externas.
  3. tr. Comprender o conocer algo.

Nuestros sentidos se encargan de recibir todo aquello que nos rodea a modo de vacíos recipientes ansiosos por llenarse de vida. Esa vida, que ellos contienen, solo es cantidad y es gracias al cerebro que dicha cantidad, dichos estímulos percibidos en forma de señales eléctricas, se convierten en información a través de la traducción que éste hace de ellos. Por ello es posible que, mediante una serie de argucias, los datos que nuestros órganos recogen se traduzcan en realidades alternativas y contrarias dentro de nuestro cerebro.

En este caso, la exposición nos invita a cerrar los ojos e introducir nuestra mano en un espacio oculto, mientras, a través de unos auriculares, escuchamos el rugido de un felino. No, ahí no hay ningún animal pero tal y como se desarrolla el planteamiento la sensación de sentir que estás acariciando un animal es prácticamente real. De hecho, para algún como es un niño, la respuesta inmediata que se desarrolla es sacar la mano del hueco de forma inminente.

Esto mismo ocurriría con la conjugación de otros sentidos como el gusto y el olfato relacionados con la vista. Decidme, ¿qué olores os provoca el primer plato y, cuáles, el segundo?

cosmocaixacosmocaixa

Los olores que nos evoca el primer plato son agradables, en cambio, los del segundo, son desagradables. De cualquier forma, tanto las frutas de uno, como las de otro, son falsas y, por tanto, inodoras.

     

      · 3º nivel: alterar 

      Del lat. tardío alterāre, der. de alter ‘otro’.

  1. tr. Cambiar la esencia o forma de algo. U. t. c. prnl.
  2. tr. Estropear, dañar, descomponer. U. t. c. prnl.
  3. tr. Perturbar, trastornar, inquietar. U. t. c. prnl.
  4. tr. Enojar, excitar. U. t. c. prnl.

Las interpretaciones contrarias que hace nuestro cerebro de la realidad son percepciones alteradas que nos conducen a situaciones extraordinarias, anómalas, poco comunes e, incluso, a situaciones absolutamente cotidianas que por su carácter ordinario no las consideramos alteradas pero lo están.

¿Y cómo o cuándo nuestras percepciones se ven alteradas?

Nuestra percepción se altera, por ejemplo, cada vez que centramos nuestra atención en un punto concreto de la situación que nos rodea, convirtiendo en invisible todo lo demás o, también, cada vez que observamos un hecho repetitivo considerando que por ” volver a” sucederse se produce de la misma manera. Además, nuestro cerebro tiende a completar la información que le falta como quiere, generando un orden subjetivo de prioridades.

Esta cota, dentro de la construcción de nuestra respuesta a Ilusionismo, ¿magia o ciencia? se resume en una frase muy buena que nos presentaba la exposición y que era <<Somos lo que nuestro cerebro y nuestra mente nos permiten ser>>. Así que, quizá eso de “todo depende del cristal con el que se mira” tiene más relevancia y fundamentos biológicos de los aparentes.

cosmocaixa

 

       · 4º nivel: ilusionismo

      De ilusión e -ismo; cf. fr. illusionnisme.

  1. m. Arte de producir fenómenos que parecen contradecir los hechos naturales.

“…que parecen contradecir los hechos naturales” como consecuencia de una percepción alterada. Ese, justamente, sería el sentido completo consecuente al meridiano de este viaje.

Ilusionismo es un concepto resiliente al que, todavía, podríamos añadirle “…en la que el resultado depende de las capacidades motrices y mentales del ilusionista y/o ejecutor de la variación sobre la percepción.” El ilusionista es un meditador, conoce las leyes físicas a las que se enfrenta y las cabezas que ha de sorprender, por lo que su juego se basa en conseguir que la ilusión sea tan veraz que no podamos plantearnos rebatirla y la asumamos como “físicamente imposible” para atribuirle las cualidades mágicas pertinentes.

“El ilusionismo aprovecha las fisuras en el proceso de percepción para producir efectos sorprendentes que parecen ir en contra de la lógica”.

A continuación vamos a definir y descubrir algunas de las técnicas de las que se sirve el ilusionismo; anamorfosis, sonidos biaurales o, la enorme y consagrada, cinematografía.

   anamorfosis

   Del gr. ἀναμόρφωσις anamórphōsis ‘transformación’.

  1. f. Pintura o dibujo que ofrece a la vista una imagen deforme y confusa, o regular y acabada, según desde donde se la mire.

Cosmocaixa recoge en su exposición dos ejemplos de anamorfosis. El primero es una figura geométrica descompuesta que solo se hace visible desde un punto concreto dentro del espacio que le rodea. La segunda, encierra mucho más dentro de sí. En este caso hablamos de la famosa calavera que se halla dibujada, de manera anamórfica, a los pies del cuadro de Los Embajadores de Hans Holbein (1533) y que solo se puede contemplar, de nuevo, desde un punto concreto. Esta calavera misteriosa,  aparte de representar, seguramente, la muerte; quizá simboliza, también, la forma puntual en el tiempo de la llegada de esta y el proceso único de alcanzarla o que nos alcance.

los_embajadorescalavera

anamorfosis                                    anamorfosis

anamorfosis

   biaural

  1. adj. Dicho de una audición: Que se realiza simultáneamente con los dos oídos.

Los sonidos biaurales son capaces de transportarte de forma casi inmediata al contexto en el que están grabados. Se trata de sonidos que se graban con un micrófono bidireccional y que en lugar de recoger los sonidos en estéreo lo hace en diferentes frecuencias a lo largo de sus 360º. La sensación que genera este tipo de grabaciones se traduce en un escenario sonoro de tres dimensiones que te hace sentir parte de él.

A continuación puedes hacer la escucha de uno de los clips biaurales que recoge la exposición (recomendado uso de auriculares):

 

   cinematografía

   Del fr. cinématographie, der. de cinématographe ‘cinematógrafo’.

  1. f. Captación y proyección sobre una pantalla de imágenes fotográficas en movimiento.

La cinematografía es una de las técnicas más interesantes de las que se nutre el ilusionismo. Su merecida certificación como séptimo arte y la cantidad de vertientes creativas, artísticas y técnicas que van a dar a ella la posicionan como una de las vías más eficientes para impresionar, emocionar y conmocionar al público.

A través del juego de luces, sombras, sonidos, personajes, ejecución y montaje; la cinematografía ha conseguido dotar de propiedades mágicas a quienes supiesen manejarla.

La cinematografía encuentra sus orígenes en la persistencia retiniana, es decir, en la capacidad del ser humano para retener una imagen varios segundos después de haber recibido el estímulo de luz. Una serie de imágenes estáticas, con diferentes posiciones, proyectadas a una velocidad rápida genera una sensación de movimiento continuo, y así lo demostró el Zootropo de Horner mediante la proyección de las fotografías que hizo Eadweard Muybridge a un caballo en 1877.

zootropo

Agosto; el sol se marcha, el telón cierra, el espectáculo…el espectáculo se acaba. Detrás de la ciencia; los cálculos, las medidas, las formas, los trucos. Detrás de la magia un espectador ignorante, a veces, consciente de ello; otras, no.

Y ahora, vosotros, queridos aventureros y público insaciable, os lanzo la siguiente pregunta; ilusionismo, ¿magia o ciencia?

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: